Publicado el

¿El sexo me da hueva? The Girlfriend Experience.

ip-tge

Con la llegada del “entretenimiento en casa” en los 80 vía cintas VHS, el Porno salió de las salas de cine “de arte” para entrar a las recamaras de los solitarios onanistas. En los noventa Internet, vía correo electrónico, nos proporcionó una biblioteca de Alejandría de contenido erótico donde pocas cosas quedaron a la imaginación.

El porno al estar a la vuelta de la ezquina permeó finalmente a la sociedad. Clases de tubo para amas de casa aburridas, ropa exterior que parece interior para adolescentes prematuras, adopción de teiboleras al presupuesto familiar y demás expresiones de una sexualidad de consumo terminaron por agotar el evocador poder del erotismo.

En una junta del consejo editorial de Chilango hace algunos meses uno de sus miembros comentó: “Que hueva con las revistas que hablan de sexo”. Desganado culminó, “Es más, que hueva con el sexo, está sobreestimadísimo”.

Al tiempo que escuché eso no pude dejar de imaginar a las miles de personas que posaron para Spencer Tunick. ¿Tambien pensaban lo mismo? Lo dudo mucho. El fastidio ante la sexualidad y el erotismo, estoy seguro, no ha permeado a todos los niveles sociales y económicos. Por lo menos eso lo demuestra la exposición Sex and Entertainment del Palacio de los Deportes (un ejemplo más del sexo como consumible).

Pero es innegable que esta generación tiene una postura de lejanía y hartazgo con el sexo.

La estética de revistas como Vice (si no la conoces no has ido a los restaurantes y tiendas de moda) es un reflejo justamente de esto. Pero los senos, vaginas, penes y nalgas que desfilan por sus páginas (al lado de un contenido editorial siempre polémico) tienen un andar más cercano al de un paciente en un hospital que al de una modelo de pasarela.

Lo mismo sucede con la nueva cinta de Steven Soderbergh “The Girlfriend Experience”.

Si en Boogie Nights vemos, entre sus diferentes dinámicas y niveles de lectura, la muerte de una década, la guerra del celuloide vs video y la del Disco vs. el Hard Rock; en TGE el director quiere reflejar al sexo de consumo incorporado a la sociedad, la imposibilidad del sueño americano y la promesa de prosperidad, nuestra necesidad de integrarnos a la inmediatez informativa, el miedo ante los cambios políticos y a la crisis económica. La web como la bitácora de nuestras vidas.

La cinta es coherente con la vertiginosa era digital, de austeridad económica y fuertes cambios sociales y políticos. Está ubicada en la época electoral previa a la llegada de Obama, costó menos de dos millones de dólares, fue grabada con la revolucionaria cámara RED y tiene una distribución mixta (gratuita en torrents, con costo en Amazon.com y en salas cinematográficas del circuito de arte).

TGE narra 5 días en la vida de Chelsea (interpretada por la actriz porno Sasha Grey), una lujosa escort de Manhattan que gana 2 mil dólares por hora. Sabe que su negocio depende de que la gente vuelva a buscarla después de una primera experiencia por lo que busca crear lazos afectivos ofreciendo la “Experiencia de una novia”.

Si hacemos a un lado la profesión de Chelsea, la chica es el sueño de cualquier jovencita estadounidense. Entrepeneur que busca en internet potencializar su negocio, que aprovecha la posición de sus clientes para hacer rendir más su dinero y que vive en un loft lujoso y lleno de piezas de arte moderno al lado de su novio Chris.

Chris es un atractivo entrenador de millonarios. Sabe que su presencia en el gimnasio atrae clientes y que estos pagan encantados cientos de dólares en los entrenamientos personales. Chris acepta la profesión de Chelsea porque sabe que en el fondo son iguales: Personas atractivas explotadas en un mundo en el que tienes que capitalizarte rápidamente.

El atractivo de Chris tampoco pasa por alto entre sus millonarios clientes que buscan rodearse de gente bonita y que lo llevan en Jet privado a Las Vegas (no dudo que alguno de ellos quisiera tirárselo). Chris quiere explotar su potencial entrando al negocio de la ropa deportiva.

Como lo mencioné antes, de lejos la vida de Chelsea y Chris parece perfecta, sin embargo no hay dinero fácil. Mucho menos en un mundo donde existe tanto poder. Ambos encarnan la imposibilidad y contradicciones del éxito en la sociedad norteamericana del 2009.

La técnica cinematográfica con la que fue grabada, el ágil montaje de la cinta y la cercanía del contexto con nuestra realidad mediática y neurótica hace un contraste interesante con nuestras vidas.

Este es un voyeurismo provocado por la inmediatez.

Es de llamar la atención que la misma Sasha Grey esté buscando lo mismo que Chelsea al participar en esta cinta. Crear un lazo afectivo con otros públicos para hacer el crossover al mundo de las celebridades norteamericanas y abandonar algún día el porno. Aprovechar que su rostro etéreo refleja perfectamente este hastío estético que tenemos por la sexualidad. Y que hasta la ama de casa promedio estaría encantada de aprender a bailar como stripper o de hacer el amor como estrella porno.

Ella podría ser la mejor maestra.

Anuncios

Acerca de rickzamo

Locutor, bebedor, admirador, productor, creador, tenedor.

2 Respuestas a “¿El sexo me da hueva? The Girlfriend Experience.

  1. Isaura ⋅

    Orale, que pensamientos tan profundos te provocó esta peli..
    Supongo que estamos tan expuestos al sexo, que tenía que venir el péndulo de vuelta y llegar al punto del hastío, pero eso también habla de que posteriormente vendrá el equilibrio.
    Una vez vi en HBO una escena de Queer As Folk que desearía no haber visto nunca y me preguntaba hasta donde llegaría tanta apertura..
    Espero que el punto medio llegue pronto 😉
    Saluditos!

  2. asco

    El sexo se ha vuelto tan cotidiano como Dulce María mostrando sus senos en televisión abierta en una telenovela. Es por eso del que muchas personas, sobre todo jóvenes, tengan tan a la mano toda la sexualidad habida y por haber. Los más grandes (me doy cuenta con mi padre, tios y conocidos más grandes que yo), nacidos aproximadamente en los sesentas, son los que comienzan a experimentar esta apertura mediática al sexo.

    Espero está peli de Soderbergh desde hace unos días que me enteré de ella. En un momento pensé que podría caer en el estilo VideoHome de Juan Osorio o Salgado Macedonio, pero es tan variante Soderbergh que todo se podía esperar. Me da gusto que juegue, desde otra vertiente, con el sueño americano. Alguna ocasión en Las Vegas un tio, bastante experimentado, me dijo: todas las colegiales que visten de marca y usan coches descapotables en Los Angeles, vienen los fines de semana a rentarse por lo menos de a $1000 dólares por cliente. El tio experimentado da clase en UCLA.

    Me pareció genial tu entrada. Gracias por seguir entregándonos tan buenos textos.

    Por cierto, fuera de tópico, que la maestra Warkentin escriba en El País me parece de orgullo de cualquiera y de una relevancia grandiosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s